08 diciembre 2007

Maspalomas

Aprovechando el puente de la Constitución, Luis y Laura se vinieron a hacernos una visitilla, y el jueves nos bajamos al sur, a Maspalomas. Ahí se puede encontrar la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas. A.k.a. el puto desierto, porque muy bonito, muy bonito, pero acabas con arena metida en todos tus orificios corporales, tanto los descubiertos como los cubiertos.



Las dunas se forman con granitos de material triturado procedente de organismos marinos. Las corrientes marinas lo arroja a la orilla y desde aquí el viento las acumula detrás de los balancones. De este modo, se crea un pequeño montículo de arena que va creciendo a medida que se sucede el aporte de material, formando una primera duna, que se separará del balancón cuando la altura de la misma supere a la planta.






Total, que a pesar de la incomodidad del viento y la arena, nos lo pasamos muy bien haciendo el beduino por unas horas. Además, el paisaje es bastante impresionante.

Luego nos acercamos a la playa de Amadores, a pocos kilómetros de ahí, donde tomamos algo, esperamos a la puesta de sol, y tal y tal.



Y una cosa muy curiosa... en Maspalomas y en Playa del Inglés... hay básculas por la calle!! Y no es que haya una o dos, no, no. Hay más que papeleras, una en cada esquina. Un-fucking-believable.



Sólo me queda decir, a los que me leen desde el frío, que aquí, en diciembre y en manga corta, se está estupendamente.
Y no es por dar envidia, eh...

1 comentario:

Getzsemane dijo...

No me das envidia.
Yo con mis -2º que me he chupado esta mañana a las 9.00 a.m. también iba muy contenta.
Por que tengo unas orejeras de osos panda que son de lo más Kawaii que ha parido madre.
A le.

Pero sí me da envidia lo de las dunas. Hasta este puente de diciembre que estuve en San Sebastián no había pisado la playa en más de 20 años. Y aunque fue de noche, el tacto de la arena es guay.

(Si pensabas que no me iba a pasar por aquí también lo llevas clarinete guapo ^.^)